Hoy me recreo en la única gran verdad, aquella que me permite comprender que mi naturaleza eterna es la paz.

Ir al contenido