Hoy recibir de lo mismo que damos es una ley universal inmodificable.

Skip to content