Hoy dejo de comprar loterías y de creer en la suerte y en los juegos de azar, la única verdad es que ya gané el premio mayor con mi vida.

Ir al contenido