Hoy entro en la paz de mi alma, abro los ojos y me regocijo con el mundo que me rodea reconociendo que lo verdaderamente importante y valioso en la vida es aquello que alegra el alma, refresca el espíritu y eleva la conciencia. 

Ir al contenido