Hoy no existen motivos para sufrir o sentirme desdichado, la vida jamás será un problema que debamos resolver, es un cúmulo de experiencias y aconteceres que si aprendemos a manejar con sabiduría nos conducirán al gozo, la plenitud y la paz interior.

Ir al contenido