Hoy acepto mis errores y me dispongo a corregirlos sin avergonzarme ni negarlos, cometer el peor error es una manera difícil pero muy poderosa para aprender y superarse. El error es fuente de sabiduría, sin él no aprendemos nada.

Skip to content