Hoy soy el único responsable de lo que sucede en mi vida, dejo de culpar a los demás o de sentirme víctima de las circunstancias, quien actúa como víctima será tratado como tal. Levanto la cara con gallardía y tomo las riendas de mi vida con alegría.

Skip to content