Hoy reduzco el estrés y la ansiedad, por tratar de hacer todas las actividades diarias me olvido de disfrutar de ellas. Rompo con el ciclo de afán y disfruto de un día sereno, lento, en perfecta paz y muy productivo, que me conecta con las riquezas de cada momento.

Skip to content