Hoy alegro mi corazón y alejo la amargura, cuando algo se descompone sabe y huele muy mal, cambia su apariencia; lo mismo sucede con la amargura, deteriora el carácter, daña el aspecto físico y contamina todo lo que toca.

Ir al contenido