Hoy dejo de luchar por lograr mis deseos, relajarme y llenarme de paz permitiendo que lleguen cuando sea el momento oportuno me evita sufrimientos innecesarios, simplemente mantengo mi visión en aquello que anhela mi corazón y me suelto a la voluntad de Dios.

Skip to content