Hoy es un día hermoso que decido vivir en paz y acompañado permanentemente por la presencia del Creador, que me protege y guía mis pasos siempre. La fe conduce a la paz interior y a la serenidad exterior.  

Ir al contenido