Hoy la felicidad está en manos de cada uno, nadie puede responder por la felicidad de otros porque proviene del interior, es un estado de la conciencia, es una decisión única y personal que no puede estar supeditada a ninguna persona ajena o suceso externo.

Skip to content