Hoy evito preocuparme por aquello que no puedo cambiar o controlar, la mayoría de las veces no sufrimos por los problemas reales sino por la ansiedad que produce imaginar resultados negativos e indeseables. El sufrimiento es mental e imaginario no es real.  

Ir al contenido