Hoy dejo de meterme en la vida de los demás, de opinar sobre sus asuntos personales y de dar consejos que nadie me ha pedido. Es mucho el tiempo que ahorramos cuando dejamos de inmiscuirnos en las vidas ajenas, aprendemos a respetar su privacidad y nos concentramos en la nuestra.

Ir al contenido