Hoy acepto la vida con calma y sin afán, cuando las cosas salen contrarias a mis deseos no lucho para conseguir lo que quiero a toda costa llevándome por delante a otros, hay que perder el miedo a la derrota para llegar a la victoria, el camino seguro es la aceptación y la paciencia.

Ir al contenido