Hoy la impaciencia y la reactividad son malas consejeras y complican cualquier situación, hacen lucir las cosas más graves de lo que en realidad son, impiden ver con la claridad, bloquean la mente y acaban con la calma necesaria para encontrar una solución apropiada. 

Ir al contenido