Hoy el hambre espiritual es el peor de los flagelos humanos, de nada sirve tener mucha riqueza material si internamente hay una gran pobreza espiritual. Vivir atribulado por la soledad, lleno de odio y rencor en medio de la abundancia, es peor que estar atrapado por los barrotes de una cárcel.

Ir al contenido