Hoy toda situación difícil tiene dos caras, por una hay todo un abanico de posibilidades de manejarla y transformarla, por el otro solo hay temor, decepción y preocupación. Elegir una de las dos siempre es la gran opción, cada uno decide con cuál se queda y en ambos casos será responsable de los resultados.

Ir al contenido