Hoy desarrollo los valores espirituales que me fortalecen y me producen bienestar y paz. Una vida construida sobre valores enfocados hacia el servicio a los demás, el amor incondicional y la armonía en las relaciones es continuamente bendecida y generosamente protegida.

Ir al contenido