Hoy elijo estar en paz. Ningún comportamiento ajeno o suceso externo justifica que me altere. Mi paz no tiene precio, sólo yo puedo conservarla, por encima de los acontecimientos cotidianos. Soy una creación perfecta de Dios, y jamás permitiré que otros roben mi paz o me impidan ser feliz.

Skip to content