Hoy controlo mi mente, cambio tristezas, miedos y preocupaciones por alegría, tranquilidad y amor. Quien tiene la certeza de que Dios está obrando en su vida y abandona el deseo de control no alberga ninguna acción derrotista ni permite que pensamientos destructivos se alojen en su mente.  

Ir al contenido