Hoy actúo con amor y generosidad, trato a los demás como me gusta ser tratado, comprendo que todo lo que hacemos a otros, nos lo hacemos a nosotros mismos porque todo regresa multiplicado. Quien da amor recibe amor, quien siembra espinas en el camino ajeno, acabará siendo el suyo.

Ir al contenido