Hoy me libero de los límites que me mantienen atrapado a una personalidad llena de creencias. La edad, el sexo, posición social, cultura y religión dependen del lugar, época y familia, todos son fuertes muros que impiden la verdadera libertad del ser, nos hacen espiritualmente pobres y mentalmente limitados.

Ir al contenido