Hoy evito perder mi paz frente a los eventos inesperados o a los comportamientos ajenos inaceptables. Mi forma de responder ante ellos define lo que siento, si acepto en serena paz y me adapto a los imprevistos de la vida puedo vivir en un estado de paz duradera, si lucho contra ellos me lleno de angustia, en todo caso yo decido.

Skip to content