Hoy tengo actos de amor, generosidad y respeto conscientes, evito juzgar las acciones ajenas comprendiendo que todos tenemos buenas intenciones aunque algunas veces nos equivocamos, que todos somos hijos de Dios y estamos aquí para aprender a convivir en serena paz y tranquilidad.  

Skip to content