Hoy entro a las profundidades de mi ser, acepto que soy parte del Dios que habita en mi interior, me tomo unos minutos para comunicarme con él, decirle lo que brota de mi corazón y agradecer infinitamente su presencia en mí, su guía y protección.

Skip to content