Hoy suelto la tristeza que agobia mi mente y mi corazón. La vida es corta y nos fue dada para disfrutarla, no para sufrirla. Los problemas que hoy me afectan y me causan daño, pronto pasarán y se convertirán en la energía que mañana me hará más fuerte, seguro de mí mismo, y confiado en la grandeza de la vida.

Skip to content