Hoy levanto mi cara y enfrento la vida con fe y certeza de que, por muy larga que sea una tormenta, el sol siempre vuelve a brillar en el cielo. Algunas veces sentimos que la vida es difícil, pero luego descubrimos que era simplemente una situación pasajera que dejó un valioso aprendizaje.

Skip to content