Hoy el cielo y el infierno son estados mentales. De mí depende decidir en cuál de los dos vivo. Mis actitudes y respuestas a las diferentes situaciones de la vida, me conducen a uno de ellos. La vida es maravillosa, pero he de abrir los ojos, ver su grandeza y todo lo bueno, para concentrarme sólo en ello.

Skip to content