Hoy abro mis ojos y me lleno de una alegre esperanza. Sueño con un mundo hermoso, y lleno mi corazón de una inmensa gratitud, por el milagro de la vida. Siempre estamos rodeados de la hermosura de la naturaleza, donde todo es perfecto: el cielo, el aire que respiramos, el sol que nos calienta, el agua que bebemos, y donde todo se puede disfrutar.

Skip to content