Hoy la riqueza está presente dentro de cada uno de nosotros. Solo es cuestión de despertarla o activarla, mediante el pensamiento y una actitud positiva permanente, comprendiendo que nos merecemos toda la abundancia, la prosperidad, la salud y el bienestar. Solo debemos aprender a reclamarla.

Skip to content