Hoy me alejo de la mediocridad y del temor. Conscientemente reclamo mi derecho a la riqueza y a la prosperidad, en todos los aspectos de la vida. Dios vive en mí, merezco una abundancia infinita, tengo el privilegio de escoger las opciones que me ofrece esta hermosa vida.

Skip to content