Hoy me abro a recibir el torrente de bendiciones que llueven continuamente sobre todos nosotros. Cuando recibo, mi corazón se llena de dicha y puedo ayudar a otros. Abro mis brazos para recibir las bondades del universo, reconozco mi grandeza y capacidades, y doy gracias con sencillez.

Skip to content