Hoy suelto la lucha y el estrés, abandono la ansiedad por conseguir lo que deseo, y me relajo manteniendo clara la visión de que ya es mío eso que busco, y persevero en la fe de que llega a mí con facilidad y sin mayor esfuerzo. Suelto el deseo de luchar por lograr mis sueños, y dejo que ellos lleguen a mí.

Skip to content