Hoy elevo mis pensamientos hacia la conciencia de Dios. A medida que la oscuridad del mundo que me rodea crece y se hace más densa, mi luz interna debe volverse más intensa y cristalina, para poder desintegrar la oscuridad y ser un instrumento que apoye mi liberación y la de la humanidad.

Skip to content