Hoy busco en mi interior todas las respuestas. Cuando estoy alterado por alguna situación que no logro solucionar, entro en la quietud y en el silencio, escucho mi conciencia sin dejarme dominar por la desesperación, comprendo que el tiempo de Dios es perfecto, que alcanza para todo y que las cosas se dan cuando corresponde.

Skip to content