Hoy suelto el estrés, el afán y la lucha por conseguir lo que quiero. Hago las cosas con calma y siento la diferencia entre actuar en completa paz y estar angustiado por el tiempo. Abandono los relojes para dejar la esclavitud de la hora. La atemporalidad es la verdadera naturaleza del universo. 

Skip to content