Hoy me regalo el placer de experimentar lo que se siente al cantar libremente, aunque crea que no tengo una bonita voz, de bailar alegremente sin saber hacerlo, de mirar las estrellas y soñar visualizando una grandiosa vida, de pintar, de escribir, de reír y de hacer lo que se me antoje, simplemente por el placer de hacerlo.  

Skip to content