Hoy expreso mis sentimientos abierta y serenamente. Cuando los dejo aprisionados, me ahogan, me irritan y me siento mal. Mis sentimientos y emociones no son mis enemigos, son parte de mi ser, y existen por una razón divina. Son una energía que me permite manifestar lo que soy y relacionarme con el mundo.

Skip to content