Hoy aprovecho con sabiduría, todas las oportunidades que la vida me presente, para servir con amor, y dar siempre, lo mejor de mí. Soy un instrumento de Dios que cumple con un plan divino. Solo es cuestión de tomar conciencia de que nuestra vida tiene un sentido, y hay una importante misión qué cumplir.

Skip to content