Hoy soy una herramienta perfecta en manos del Creador. A través de mi pensamiento le hablo y le expreso todo lo que está en mi corazón. Sé que estoy cumpliendo con el propósito de amor que me fue encomendado cuando fui creado, y me dispongo a servir con amor incondicional e infinita gratitud.

Skip to content