Hoy reconozco que la vida está llena de oportunidades. Solo es cuestión de creer en mí mismo cada vez más, de llenarme de seguridad, de aceptar y desarrollar mis cualidades, habilidades y valores, para que empiecen a abrirse puertas inesperadas, y a aparecer bendiciones que nunca imaginé.

Skip to content