Hoy convierto la alegría y la gratitud en una norma constante que rige mi vida. Cada vez que agradecemos algo, inmediatamente surge una ola de bendiciones que pronto regresarán multiplicadas, y llenarán mi vida de serenidad y de paz. La vida es simple: de lo mismo que damos, recibimos, y esta es una ley inmutable.

Skip to content