Hoy dejo descansar mi mente. Cuando está cansada, desperdicio su energía y se disminuye su poder, impidiendo que logre pensar bien. Cuando la mente está agitada, ve las cosas negativas, toma decisiones aceleradas, nubla la visión y reduce el entendimiento. Relajar la mente, meditando y entrando en contacto con la naturaleza, es una buena opción.

Skip to content