Hoy cierro mi mente a consejos negativos, opiniones que generan temor, y a palabras desalentadoras. Todos los problemas, por más difíciles que sean, tienen solución. La energía divina que sostiene el universo está dentro de nosotros. Me uno al pensamiento universal del bien y del amor.

Ir al contenido