Hoy suelto los sentimientos negativos que aprisionan mi alma, que me fatigan, me irritan y amargan mi vida. Honro mis sentimientos, incluso aquellos que me hacen sentir mal, y comprendo que cada uno de ellos tiene una razón divina, pues están ahí para ayudarme a conocerme y crecer internamente.

Skip to content