Hoy disfruto del amor que tengo en mi interior, y que comparto generosamente con todas las personas que están a mi alrededor. Afirmo diariamente que soy un ser resplandeciente de amor, y que poseo en lo más profundo de mi ser, una inagotable provisión de amor, así que no tengo ninguna necesidad de ahorrarlo.

Skip to content