Hoy el amor es contagioso. Me sorprendo y me lleno de satisfacción, al comprobar que cada vez que expreso mi amor incondicional, las personas responden de la misma forma. El amor genuino se multiplica al darlo, pues engrandece a la vez, la vida de quien lo recibe y de quien lo otorga, generando una ola de bienestar y de paz.

Skip to content