Hoy siento un gran respeto y amor por mí mismo. Los acontecimientos y las dificultades de la vida vienen y van, pero yo no permito que me afecten, ni me culpo cuando las cosas no salen según lo esperado. Me amo, y valoro el milagro de mi propio ser.

Skip to content