Hoy el amor que doy siempre es incondicional, porque lo que recibimos es matemáticamente exacto y correspondiente con lo que damos. Mientras más sirvo a los demás, y los trato con más amor y respeto, más amor recibo de ellos, y más grande y significativa es mi  existencia.

Skip to content